¿QUIEN NO SE HA SENTIDO ATRAIDA/O POR ELLAS?

Foto: Designtrolls
Últimamente ojeando alguna revista o blog relacionado con la decoración, me ha llamado la atención la tendencia tan actual de las grandes marcas en incorporar las taquillas en diferentes espacios.

Han pasado de ser armarios para guardar material escolar en colegios e institutos a ser un mueble más dentro de los hogares.


Siempre me han gustado y me recuerdan a las míticas series de adolescentes, donde los pasillos estaban repletos de taquillas y éstos guardaban sus libros y objetos personales.

¿Quién no ha soñado con tener una? Yo seguro que hubiera sido de las que invierten mucho tiempo en personalizarla. Colocar algún collage con las fotos de las amigas, alguna de mis frases favoritas (aquellas que escribíamos en la capeta), pegar algún mapa con los destinos que me hubiera gustado visitar… ¡¡hubiera disfrutado tanto!!

Foto via Pinterest
Parecen muy polivalentes, se pueden colocar en cualquier lugar y las hay de diferentes tamaños. Me ha gustado mucho la idea de poder integrarlas en la pared, porque así aprovechamos más el espacio, son de fácil acceso y no acumulan tanto polvo o suciedad.

Foto: Hgtv
Muchos creen que al pertenecer a un estilo industrial, estar fabricadas en metal y ser de gran tamaño, puede crear un ambiente frío, pero a mí me parece que con una mano de pintura podríamos conseguir un espacio divertido y darle un aire más dinámico. Eso sí, no sería una opción decorar el exterior de las taquillas en el colegio, es mejor una estética limpia.

Foto: Countryliving
Como en todo, también veo algunos inconvenientes. Quizás no han terminado de calar en nuestros centros escolares porque ocupan más espacio que nuestros casilleros actuales (tenemos demasiados alumnos por aula y poco espacio), no podemos colocarlas en los pasillos, utilizan bastante el casillero (tendrían que entrar y salir de clase constantemente), al ser de metal provocarían demasiado ruido, tanto abrir y cerrar resultaría molesto. Seguro que alguna llave se perdería, sería necesario ordenar y limpiar la taquilla una vez a la semana y admitamos que supondría un gasto económico considerable y difícil de asumir en los centros grandes.

Foto via Pinterest
Admito que siempre me he sentido atraída por ellas, sobre todo por las taquillas antiguas, con aire más vintage. Para mí son las más bonitas porque tienen un pasado, una historia. Pero en “mi colegio soñado” colocaría taquillas modernas, alegres y funcionales. No muy altas para que los niños de las diferentes etapas de Primaria pudieran acceder a ellas fácilmente.

Foto: designtrolls
Esta claro que son una buena opción para decorar algunas estancias de la casa, como la habitación de los niños, el salón... pero yo sigo asociándolas con la etapa escolar.  ¿Y a vosotros que os parecen?¿Os sumáis a esta tendencia?

No hay comentarios: