ALGO SE ESTA COCIENDO...

Foto vía: Pinterest
Estaréis todos de acuerdo en que cada vez la sociedad tiene más interés y preocupación por alimentarse de una manera adecuada y mantener así un estado de salud bueno.

Desde la escuela partimos siempre de los problemas cotidianos y concretos que tiene el alumnado, basta con fijarnos en los almuerzos, en sus comentarios o aspecto cansado y ya tenemos la mosca detrás de la oreja...Debemos provocar en los niños algunos cambios actitudinales que les permitan aceptar mejor los hábitos más saludables en relación con la alimentación.

Trabajar el tema de la alimentación en el aula siempre resulta muy interesante, es cercano para ellos, sencillo y divertido. Justo hemos terminado  este tema en ciencias, así que nos pareció una buena idea aprovechar lo aprendido recientemente, para trabajar la expresión oral. Hablar en publico les cuesta, pero si ya conocen el tema, es de gran ayuda, estarán más motivados porque se sienten más capaces y trabajan de una manera más autónoma.

Lo primero que debemos hacer es recordar contenidos que les puedan ayudar en esta competencia. Para ello, organizamos una actividad muy sencilla. Cada alumno debe realizar durante una semana un registro de su alimentación. Para facilitarles la tarea, entregamos a cada niño, una plantilla vacía de un menú. Podréis encontrar diferentes modelos de imprimibles bonitos!!. Aquí os dejo algún ejemplo: milowcostblog, casaenorden, nonamua.

Foto: milowcostblog

Una vez completada la ficha, cada alumno comentará el menú que ha completado al resto de compañeros. Recuerdan perfectamente la pirámide de los alimentos, y no se les escapa una, analizan a fondo cada menú, aportar cambios más saludables, hacen cantidad de preguntas a sus compañeros, se dan consejos y cada vez aceptan mejor las  sugerencias de los demás.

Foto: ainaragm

Conseguir que los niños participen en casa lo más posible en la planificación del menú es lo ideal, pueden ayudar a preparar la lista de la compra e incluso a cocinar algún plato. 

Cuando tocas el tema de la alimentación en clase, todos quieren contar qué recetas saben hacer, porque por si no lo sabíais, hoy en día son unos expertos en la materia...  ¿Así que porqué no aprovecharlo? Cada niño tenía que preparar una exposición breve sobre una receta. Pero no una receta cualquiera, sino de una especial.

En cada casa, hay siempre una receta que sobresale por encima de las demás, en mi casa las patatas a la riojana se llevan la palma!!! 

Foto vía: Pinterest
Así que la misión de cada alumno era ir en búsqueda de la receta más especial de su casa. Las recetas triunfaron tanto, que decidimos hacer un libro. Primero las organizamos (primeros platos, segundos platos y postres) y las escribimos en una PLANTILLA para que el libro siguiera una estética.



A la hora de trabajar la expresión oral es importantísimo ampliar y reforzar el vocabulario de los alumnos, lo considero esencial, así que entre todos elaboramos una recopilación de palabras y creamos un GLOSARIO, que después añadiríamos a nuestro libro de recetas.


Cada vez tenemos más costumbre de comer o cenar fuera de casa con los niños y es importante que conozcan y pongan en práctica BUENOS HABITOS en la mesa. Es algo que no podemos pasar por alto, al contrario debemos hacer hincapié en ello, por eso entre todos elaboramos esta lista tan estupenda.



Después de todo el trabajo y esfuerzo realizado por parte de los niños, lo ideal es que quede plasmado en papel, organizado y guardado en la estantería del aula, para ojearlo cuando quieran. Merece la pena elaborar un documento final, los niños se sienten parte de ese libro, se les ve en la mirada.





No hay comentarios: