¿QUIEN SE ANIMA CON EL COLLAGE?



Para esta semana os traigo un nuevo DIY!!! Como ya os he contado en anteriores entradas, tengo debilidad por trabajar con el papel y la técnica del collage siempre ha sido mi preferida. Desde niña hacer recortes y llenar cuadernos de cosas bonitas me divertía y me entretenía horas y horas...

Crear un collage como sabréis consiste en pegar varios tipos de materiales en un papel y crear arte. En la escuela es un recurso muy utilizado porque se puede realizar en cualquier nivel o curso, todo depende de lo que nos queramos complicar… 

Esta vez me apetecía cambiar el formato, siempre he realizado esta técnica sobre un papel o cartulina de color blanco y parece que no hay más opciones, pero salirse de lo habitual gusta, así que me puse en modo búsqueda hasta que dí con lo que me encajaba, una caja de quesitos!!.


Los materiales que utilicé fueron muy sencillos: una tabla de cortar, cola, una cuerda fina, tijeras, lapicero, goma, rotulador negro y cartulinas de colores.

Antes de comenzar debemos elegir la temática de nuestro collage. Una vez que ya lo tenemos claro, podemos dibujar en la base de la caja algo relacionado con el tema elegido. Eso sí, debemos de tener en cuenta que es una forma incómoda para trabajar y que  su tamaño es pequeño, así que os consejo que los dibujos cuanto más sencillos mejor.


Una vez terminados los dibujos (podemos colorearlos) pasamos a la parte que más me gusta, hacer las figuras que decorarán nuestro collage. Debemos intentar que las formas tengan mas o menos el mismo tamaño para que no destaquen unas más que otras y se vea equilibrado el conjunto en el collage.


La manera de colocar las piezas en la caja va a depender del gusto de cada uno. Consiste en hacer ranuras alrededor de la caja con ayuda de un cúter e ir encajando las piezas. Como la caja tiene un grosor fino, no es una tarea complicada, eso sí, debemos de tener cuidado para no hacernos daño.


Poco a poco, vamos colocando todas las piezas decorativas que hemos elaborado y le damos forma.



Como toque final, realizamos un agujero en la parte superior, introducimos una cuerda, hacemos un nudo ¡Y listo!. Ya tenemos terminado nuestro collage. La idea de poder colgarlo en cualquier lugar gusta mucho a los niños y es otra alternativa diferente para trabajar en clase esta técnica que tanto nos gusta a todos. 



No hay comentarios: