EL PODER DE UNA SEMILLA

Foto vía:Pinterest
¿Quién no recuerda plantar una semilla en un tarro de cristal con un poco de algodón? Yo solía hacerlo cuando era niña y cada primavera realizo esta actividad en clase, ya sea con niños mas pequeños o un poco mayores, todo depende de cómo lo organicemos. 

El cultivo en interior es una manera fácil y muy visual para enseñar a los niños diferentes cosas sobre las semillas. Les resulta emocionante ver lo rápido que crecen. A día de hoy a mí todavía me impresiona la determinación que tiene la semilla para salir, su arraigo... y creo que es una oportunidad ideal para que los alumnos exploren el ciclo de vida de una semilla.

Ya estamos en primavera y teníamos ganas de hacer algo relacionado con esta estación, esta vez hemos pensado en un pequeño taller.

Lo primero que hicimos fue acondicionar y preparar un espacio, para poder llevar a cabo las diferentes actividades. Los requisitos para elegirlo los teníamos claros; un lugar cercano a la ventana porque necesitábamos luz, amplitud porque somos muchos en clase, proteger el espacio ya que trabajar con tierra a veces nos juega malas pasadas… y muy importante conseguir los materiales y herramientas necesarias.



Tan sencillo como juntar dos mesas junto a la ventana y colocar un papel continuo sobre ella. En cuanto a los materiales o herramientas, compramos un kit de cultivo muy económico (3, 50 euros) que era completísimo y resultó ser un chollo, y el resto de materiales o herramientas fueron los propios alumnos los que se ofrecieron a traer de casa.


A la vuelta de las vacaciones y con el inicio del tercer trimestre, formamos nuevos grupos de trabajo, así que con este taller se nos presentó una buena oportunidad para comenzar a trabajar con los nuevos compañeros.

Mi intención con este taller era ofrecer a los niños la oportunidad de observar y documentar el cambio en el tiempo, de explorar cómo es el ciclo de vida de una semilla. Entregué un dossier de actividades a cada grupo que les animaba a reflexionar y les guiaba en el desarrollo de la actividad. 


A los niños les parece maravilloso plantar las semillas en tierra, disfrutan manchándose las manos, regándolas cada día… si vierais como las cuidan!!! Sin crecer y ya están pensando en llevárselas a casa y plantarlas en su jardín. Así que la primera actividad no podía ser otra. Cada alumno tenía que traer a clase dos o tres semillas y plantarlas en su maceta (cada niño tiene una maceta con su nombre).


Para el buen desarrollo de las actividades, era necesario que simultáneamente a estas plantaciones, cada grupo plantara una semilla en un tarro de cristal, porque la semilla del tarro les ofrece lo que no ven y está sucediendo bajo la tierra de sus macetas.

Foto: Theimaginationtree
Una semilla pasa por diferentes cambios y es buena idea que los niños vayan documentando todo el proceso paso a paso. Por eso una de las fichas incluidas en el dossier, era un DIARIO, donde cada grupo podía apuntar la información que ellos consideraban importante cada día a lo largo de todo el proceso, como la medida de las semillas…


Por otro lado, los niños van presenciando el ciclo de vida de una semilla e identifican las diferentes PARTES DE UNA SEMILLA porque se van desarrollando ante sus ojos. Deben investigar y buscar el vocabulario adecuado para completar así otra de las fichas incluidas.


Jugando también se aprende así que no me olvidé de incluir un JUEGO SENCILLO que consiste en ordenar una secuencia de imágenes.


Por último añadí una ficha para que los alumnos vieran la importancia de todo este proceso para que finalmente llegue a nuestra MESA. De una planta podemos comer todo; desde las semillas, la flor, el tallo y las hojas hasta las raíces.


¿Qué os parece nuestro taller? La gran mayoría de vosotros seguro que trabajáis este tipo de cultivo en clase¿Cómo lo hacéis? Me encantaría que me contarais vuestra experiencia, todas las ideas son buenas!!!



No hay comentarios: