MI MADRE ES LA MEJOR

Foto vía:Pinterest
Madre no hay mas que una, y para cada uno de nosotros la nuestra es la mejor del mundo mundial. Esa comida tan rica que nos prepara, su risa contagiosa, sus sabios consejos, los abrazos que no faltan cuando más los necesitas y tantísimas cualidades más que hacen que sea tan especial…

Los niños ya esperan despertarse el domingo y recordarles a las madres ¡todo lo que las quieren! Están deseando de entregarles un detalle, sacarles una sonrisa y recibir besos y abrazos.

Esta vez nos hemos decidido por una manualidad sencilla, un broche que seguro les va a encantar a nuestras madres. Si todavía no tenéis nada pensado, esta idea os puede sacar del apuro...

Los materiales como en la mayoría de las manualidades que realizamos son fáciles de conseguir y normalmente los tenemos a mano: cartulina blanca, tijeras, cola blanca, celo, imperdibles y una pistola de silicona.


Decidí elaborar una PLANTILLA con todas las piezas necesarias para completar la actividad porque partir de una base les facilita mucho el trabajo y más cuando disponemos de poco tiempo (solamente una sesión).

Una vez que todos tienen ya sobre la mesa la cartulina con la plantilla, el primer paso es recortar los dos rectángulos.


Una vez recortados, debemos ir haciendo pliegues en cada rectángulo como si fuera un acordeón. Recordar a los niños que doblen despacio y que intenten mas o menos hacer todos los pliegues del mismo tamaño.


Ya doblados, ponemos un poco de cola blanca en los extremos, hasta formar un círculo. Podemos colocar dos trozos de celo por detrás, ésto nos ayudará a mantener la forma. 


No es complicado, solamente tienen que tener paciencia para que la cola blanca se seque bien, así que lo retiramos a un lado y lo dejamos secar.


Mientras tanto vamos recortando el resto de las piezas. Pegamos el círculo en el que aparece el texto sobre el otro para que quede más resistente la medalla y la colocamos sobre la base de pliegues. Dejamos secar unos minutos y ya casi está lista.


Solamente nos quedaría colocar por detrás con cola blanca el rectángulo que hará de soporte para el broche y finalmente con ayuda de la pistola de silicona, colocaremos el imperdible.


Pero como lo más bonito es, que las madres reciban regalos hechos por ellos mismos, decidí hacer otra PLANTILLA VACÍA para que pudieran colorearla y diseñarla a su gusto. 


Y como siempre me sorprendieron, mirar que bonitos les han quedado!!! son unos artistas.


Cuando terminamos los broches, un alumno sugirió elaborar una LAMINA similar a la que  realizamos para el día del padre utilizando las frases típicas pedreras ¿Os acordáis?. Bueno pues sin pensárnoslo dos veces, comenzamos a hablar de nuestras madres. 

Los niños a estas edades adoran a sus madres y pronto nos dimos cuenta de lo agradecidos que les estamos por tantas cosas... así que fuimos recogiendo las ideas y les dimos forma.


Año tras año, el primer fin de semana de mayo, lo celebramos de una manera especial, ellas son las protagonistas y es que no es para menos, se lo merecen todo!!! 


No hay comentarios: