HACIENDO MEMORIA


Estaréis de acuerdo conmigo tanto profesores como padres, que llegados a este punto del curso los niños comienzan a estar agotados. Si a esto le sumamos el calor y que ven muy cerca las vacaciones, están más inquietos que nunca.

Incluso en el patio últimamente han surgido más conflictos de lo habitual: hacen trampas, no se ponen de acuerdo a la hora de formar equipos, se enfadan y se llevan mal rato… así que he decidido dar un giro a los juegos en el recreo.

He intentado hacer memoria sobre los momentos de juego que pasé cuando era niña y me he dado cuenta de que guardo buenos recuerdos. Los juegos de siempre no se olvidan, son sencillos y muchos de los alumnos ya los conocen.

Nuestro objetivo es que todos los alumnos participen en todas las actividades y que "todos jueguen con todos” pero esto requiere una buena organización.


Para ello, hemos creado un mural. Cada alumno tiene asignado un número (el orden que ocupa en la lista de clase) y es colocado por la profesora en una actividad concreta, que será la que le corresponda llevar a cabo. Cada día iremos cambiando los números de lugar así los niños irán rotando por los diferentes juegos.

Además, para que cada niño lleve su propio control, hemos elaborado una ficha de registro, donde cada alumno podrá apuntar el juego que ha practicado en cada recreo, hasta completar la semana.


1. La peonza


Recuerdo como mis hermanos la hacían girar, en cambio yo no era tan habilidosa. Hoy en día la mayoría de los niños tienen una en casa, eso sí, muchísimo más modernas y coloridas  a como yo las recordaba...

Foto Vía: Pinterest
No es necesario que describa como es una peonza, todos la conocen, pero al principio requiere práctica porque no es sencillo hacerla bailar, así que les dejaremos que se tomen su tiempo. Es buena idea que los alumnos que la controlan ayuden a sus compañeros, para que poco a poco le vayan cogiendo el tino. Algunos incluso son capaces de bailarla en la palma de la mano, hacerla subir o bajar por la cuerda...verdaderos artistas!!!



Y cuando los niños ya hayan aprendido a hacerlas bailar pueden hacer 'guerra de peonzas'. Consiste en dibujar un círculo en el suelo y lanzar varias peonzas sobre él. La peonza que más dure bailando dentro del círculo será el ganador.

2. Las canicas


Recuerdo que de niños una temporada nos dió por jugar a las canicas. En casa  teníamos muchas, de todos los colores y de diferentes tamaños y a la salida del colegio echábamos partidas con los amigos donde las apostábamos. 


La mejor superficie para jugar a las canicas es sobre suelo de tierra o arena porque si juegan sobre una superficie dura, como son de cristal, metálicas, o de cerámica rebotan, así que demos buscar un buen lugar en el patio para poder jugar en condiciones.

Foto vía Pinterest
Me quiere sonar que había varios juegos, pero solamente recuerdo uno llamado “gua”, que consiste en hacer un pequeño agujero en el suelo e ir lanzando la canica desde una línea a la distancia acordada.

Para ver quien empieza todos los jugadores tiran sus canicas desde el agujero hacia la línea y el que se acerque más tiene derecho al primer turno, y así por orden de cercanía a la línea.

Hay que intentar golpear la canica del rival e introducir tu canica en el hoyo, nada fácil ya que hace falta tener puntería!!!

3. La goma elástica


La goma tiene muchísimas variaciones, son tantas las horas que pasé jugando con ella que todavía no he olvidado aquellas canciones y sus pasos.

En la callelle 24 trotro
habidododo un asesinatoto
una viejaja mata un gatoto
con la puntata del zapatoto
pobre viejaja pobre gatoto
pobre puntata del zapatoto.

Para este juego es necesaria una goma elástica, que podemos encontrar en cualquier mercería y dos jugadores encargados de sujetar la goma, abriendo sus piernas y tensándola.


Podemos jugar utilizando diferentes niveles de dificultad, sujetando la goma a ras de suelo, por los tobillos y poco a poco ir  subiendo, hasta llegar a las caderas o el pecho, depende lo que acordemos.

Aunque hay cientos de variantes para jugar, el más conocido es saltar hacia dentro y hacia afuera, pisando ambos lados de la goma con los pies y a la vez. El que falla se cambiaba con uno de los que sujetaban la cuerda, que pasa a jugar en su lugar.

4. Cromos


Me encantaba ir a casa de mis primas y jugar con su colección de cromos. Tenían muchísimos, de todos los tamaños y de diferentes temas, para mí aquello era un tesoro y todavía los conservan!!



El juego consiste en poner muchos cromos boca abajo, en una superficie lo más lisa posible. El niño que comienza el juego golpea rápidamente el cromo con la mano hueca para crear un vacío y que el cromo se de la vuelta, si el cromo se da la vuelta se gana. El niño ganador es el que más cromos levante.


5. Juego de la comba


Jugar a la comba era de lo que mejor se me daba, hace falta tener buen ritmo, agilidad y concentración. Conseguir una cuerda en el colegio es muy sencillo, la profe de Educación Física nos puede prestar una...


¿Quién no recuerda la canción “al pasar la barca"? Donde la cuerda se balancea de una lado a otro, rozando levemente el suelo... o la variante también muy conocida "entrar en la comba", saltar una o varias veces y salir sin tocar la cuerda con los pies o quedabas eliminado. Cuando pasan todos los jugadores se eleva un poco más la cuerda, y así sucesivamente.

¿Y qué me decís del reloj? Un jugador sostiene un extremo de la cuerda y la extiende como si fuera la manecilla de un reloj. Los demás representan las horas, se colocan en círculo y van saltando según llegan a ellos. El jugador que toca la cuerda queda eliminado.

Y podría continuar con más juegos, pero solo he seleccionado cinco para que mis alumnos se diviertan en el patio. Me he decidido por estos en concreto porque son los juegos que mejor recordaba y con los que yo más disfrutaba de niña. Seguro que al leer esta entrada os vienen a la memoria muchos otros como la rayuela, las tabas, las chapas... Es muy bonito ver como disfrutan jugando a los mismos juegos que nosotros.  

6 comentarios:

  1. Maite2/6/16

    Ohhh me encanta el post!!!!!Que recuerdos mas bonitos, que de recreos y que de tardes en el patio del cole jugando a estos juegos... me ha encantado recordarlo.
    Gracias Laura por llevarnos a nuestra infancia!!!!

    ResponderEliminar
  2. Mientras escribía la entrada me vinieron tantos recuerdos a mi también!!! A ver si consigo que se diviertan como lo hacíamos nosotros en el recreo...Mil gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. Y me pregunta es, y todos los niños quieren jugar a lo que les toca? Es que se me ha dado la situación de hacer actividades de esta manera y no han querido jugar. ¿Cómo puedo motivarlos para que se animen a probar?

    ResponderEliminar
  4. Cris!!! Efectivamente no todos quieren jugar a todos los juegos, hay niños incluso que cierran en banda porque no pueden jugar con el balón. Dedico una sesión antes de comenzar con los juegos a explicarlos detenidamente y es ahi mientras los practican donde hay que motivarlos. Ayuda muchísimo implicarlos en diferentes actividades relacionadas con los juegos como buscar información en el ordenador (vídeos), preguntar a familiares y sobre todo refuerzo positivo y mucha paciencia!!!

    ResponderEliminar
  5. Probaré lo que me dices! Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  6. Cris!! Por ahora en mi clase todo un éxito, ha influido el animarlos a buscar trucos, pero es la novedad... A ver cuanto duran!! Jajaja

    ResponderEliminar