REFORZAR, REPASAR Y NO OLVIDAR

Foto: Pinterest
Hace ya tiempo que los niños están soñando con las vacaciones, pero una vez terminados los exámenes y ya casi listas las notas podemos afirmar que las vacaciones de verano están a la vuelta de la esquina.

A los niños les esperan unas largas y merecidas vacaciones.  Es verdad que se merecen un descanso, pero el día es muy largo y podemos aprovechar para repasar un poco.

¿Quién no recuerda los cuadernillos de verano? Considero que son un buen recurso para repasar un poco cada día y no olvidar lo que con tanto esfuerzo han aprendido a lo largo del curso.

Suele ser habitual en éstas últimas semanas de trabajo ir recibiendo en el colegio diferentes muestras de cuadernillos de verano... pronto realizaremos las tutorías con los padres y son muchos los que nos piden consejo, así que ojearlas nos viene fenomenal.

El otro día en concreto, fueron los cuadernillos de Rubio los que llamaron mi atención ¿Pero todavía existen? Yo los tenía algo olvidados, estuvieron de moda cuando nuestros padres eran niños pero han vuelto pisando fuerte.


Me gustó muchísimo su estética sencilla pero muy cuidada y sus ilustraciones me resultaron preciosas. La marca ha sabido renovarse, está claro que ha hecho una apuesta segura en cuanto al diseño… ¿Qué me decís de ese verde molón? 

Me gustaron tanto que decidí indagar un poco más. El catálogo es muy extenso así que me centré en el rango de edad que tienen mis alumnos (8-9 años). Si estáis interesados en otras edades, no dudéis en echar un vistazo a su página web.

¿Pero cómo acertar? 


Cuando los alumnos han trabajado bien a lo largo del curso me suelo decantar por los cuadernillos de verano genéricos. Es decir, aquellos que engloban las áreas de Lenguaje, matemáticas y ciencias, porque es una forma de recordar y no olvidar diferentes contenidos.


Las actividades que aparecen en el cuadernillo de verano de Rubio relacionadas con las matemáticas inciden en trabajar la numeración, el cálculo, los problemas, la geometría y el tratamiento de la información.

Los contenidos de lengua se centran en aspectos como la comprensión lectora, la ortografía, conocimiento de la lengua y la expresión escrita. En cambio los contenidos relacionados con las Ciencias Naturales y Ciencias sociales quedan englobados en cuatro bloques: el cuerpo humano, los animales, las plantas y el sistema solar.

Foto: rubio.net
No es un cuaderno extenso, lo veo ideal para crear un hábito diario de trabajo en verano. Es un cuaderno muy visual por su estética y creo que les puede resultar ameno.

Pero no lo puedo evitar y como siempre echo de menos alguna actividad relacionada con la educación artística o algún apartado relacionado con algún pequeño proyecto

Otras veces ocurre que algunos niños necesitan reforzar contenidos más específicos, por lo tanto no les aconsejo un cuadernillo de verano como el anterior, sino que intento buscar algo más acorde a sus necesidades.
                      
Un ejemplo claro son los problemas. A pesar de que los trabajamos bastante a lo largo del curso, sigue siendo el punto débil de las matemáticas. En estos caso, prefiero aconsejarles para el verano un cuadernillo de problemas y operaciones además de leer libros.


Éstos en concreto son de un tamaño pequeño, cosa que los niños agradecen, porque hacer todos los días lo mismo aburre a cualquiera. En ellos podrán hacer ejercicios matemáticos de forma sencilla e intuitiva, sumas, restas, divisiones y multiplicaciones adaptadas a su nivel o resolver problemas matemáticos relacionados con situaciones de la vida real.


También puede ocurrir que un niño necesite reforzar más la comprensión lectora o la escritura, entonces seguiría la misma dinámica que acabo de describir. En este caso aconsejaría realizar un cuadernillo específico de compresión lectora. Éstos cuadernos están compuestos por pequeñas lecturas acompañadas de ejercicios de comprensión lectora.


La gran mayoría de los alumnos disponen de Tablet, y ha sido una novedad para mí descubrir que pueden descargar de forma gratuita la aplicación y comprar el cuadernillo a un bajo coste. Seguro que no les da tanta pereza ponerse a trabajar y les resulta más cómodo que el papel.

Foto: rubio.net
Es bueno marcar a los niños un horario mas o menos fijo para realizar las actividades. Podemos plantear hacerlas todos los días a la misma hora o por lo menos intentarlo, porque esto nos ayudará a organizarnos.

También sería interesante revisarles las actividades, puede que tengan dudas y necesiten ayuda, debemos evitar que hagan solamente las actividades fáciles y las difíciles las dejen en blanco, lo digo por experiencia...

Un poco de constancia y repaso (sin agobios) durante el verano hace que no vengan tan perdidos en septiembre,no me creeréis pero se les olvida hasta dividir!!!


No hay comentarios: