PIZARRAS DECORADAS

Foto vía: Pinterest
Si me preguntaran cuál es para mí, el elemento más significativo de una clase respondería rápidamente: “la pizarra”. Es verdad que siempre he tenido la sensación de que ocupa demasiado espacio en el aula y de que no debería de ser tan protagonista día tras día, pero sin ella, no sería lo mismo…

Últimamente parece que se ha impuesto la moda de las pizarras decoradas, basta con echar un vistazo a nuestro alrededor. Las podemos encontrar en cualquier terraza, tienda, restaurante… ¿Quién no se ha fijado en ellas?

Cuando empecé a verlas hace ya un par de años por internet y en algunos locales modernos, siempre pensaba: “a mí no me queda tan bonita…” hasta que descubrí que utilizaban rotuladores efecto tiza.

  
Como os imagináis tardé poco en hacerme con unos e ideármelas para utilizarlos en clase. Son muchas las compañeras que al ver mi pizarra se quedan con la boca abierta y me preguntan ¿Cómo has hecho eso?. Pues muy fácil, como vais a ver en este tutorial que he preparado.

Lo primero que pensé fue la utilidad que le iba a dar... y teniendo en cuenta que una de las ventajas que tienen estos rotuladores efecto tiza es, que el dibujo no se borra con el borrador (solamente con un paño húmedo), decidí que podía resultarme muy práctico para organizar un espacio permanente de tareas e incluso para  señalar el espacio donde colocar la fecha cada mañana.

Cuando escribo en la pizarra a mano alzada mis palabras tienden a inclinarse hacia arriba, no todo el mundo sabe dibujar y hacer una caligrafía perfecta es complicado.... pero como para todo hay truco!!!

Para hacer una caligrafía bonita y no torcerme, pensé en hacer unas plantillas con el texto que quería poner en la pizarra. Decidí buscar por internet y encontré ESTAS tipografías estupendas y gratuitas!!

oyejuanjo.com
Me descargué las que más me gustaban y decidí utilizarlas.

Después como cada una la iba a colocar en un lugar diferente y por separado, decidí recortarlas para manejarme mejor, recordar que la pizarra está colocada en la pared y resulta algo incómodo…


Una vez recortadas, hay que cubrir las letras por la parte de atrás con tiza, que aunque es difícil ver la tiza porque es blanca, tenemos que asegurarnos de que está todo cubierto, para que nada falle.


Una vez cubierto, lo colocamos en la pizarra con celo (nos aseguramos de que está recto) y marcamos las letras con un lapicero afilado.


Yo poco a poco me voy asomando a ver si se transfiere, para marcar mas fuerte o no, ver si algo se me ha colado… Y ya lo tenemos!!


Después ya solo nos queda decidir qué colores vamos a utilizar y ponernos manos a la obra. Os recomiendo un rotulador de punta fina para marcar las letras y otro de punta más gruesa para repasar líneas o rellenar espacios.


Todos los especialistas imparten su clase fuera del aula, por lo que he podido realizar una tabla de tareas sencilla, pero cada uno de vosotros puede añadir o eliminar apartados dependiendo de sus necesidades.    


He de decir que no me gusta recargar el espacio y a pesar de que utilizamos más la pizarra digital en nuestro día a día, he querido respetar y dejar el mayor espacio posible en esta otra pizarra para poder utilizarla en cualquier momento.


Siempre me mantengo fiel a un estilo sencillo y en este caso predomina el color blanco, pero creo que poco a poco iré añadiéndole algo más de color.


¿Qué os parece el resultado? Es algo que hago cada año en clase porque me resulta muy práctico en el día a día con mis alumnos y que además forma parte de la decoración de nuestra clase porque gusta tanto a profesores como a niños.


No hay comentarios: