EL OTOÑO BIEN MERECE UN PASEO…

Foto vía: Pinterest
Parece que por fin ha llegado el otoño y pronto podré comer castañas asadas, comprar un nuevo jersey favorito, tomar chocolate caliente y poder disfrutar del paisaje dando un paseo…

Una de las cosas que más nos llama la atención en esta época son los colores ocres, rojizos, anaranjados y amarillos que tiñen los paisajes, así que...¿Por qué no hacer una excursión con los niños para que aprendan a disfrutarlo?

Cuando llevamos a los niños a dar un paseo por el bosque podemos hacer muchísimas cosas, no solamente ver árboles o mirar el paisaje, ahí fuera hay todo un mundo por descubrir.

Antes de ponernos en marcha, tendremos que equipar a los niños con la ropa adecuada, llenar la mochila con todo lo necesario, elegir una ruta adecuada que sean capaces de completar y preparar diferentes actividades para que se diviertan y que les ayuden a explorar e investigar.

Las actividades pueden ser muy variadas, dependerá de la edad de los niños y del lugar que decidamos visitar, pero pueden ir desde recoger diferentes frutos como castañas, higos… para después elaborar una receta, hasta crear un crear un mural informativo con todo lo recogido como este.


Algo que nunca falla son los juegos, me gusta prepararles una caja con una lámina en la que aparecen diferentes elementos que deben de encontrar y recoger por el camino, después podemos utilizarlas para hacer diferentes manualidades, crear un cuaderno de la naturaleza sobre hojas, frutos etc.


Una excursión no es algo que hagamos todos los días, así que intentaremos elegir un lugar que les permita vivir una gran experiencia. Hoy os voy a recomendar tres de mis lugares imprescindibles para descubrir con niños el otoño.

ZURRAGAMURDI Y LAS CUEVAS DE URDAX

He de reconocer que hacía ya varios años que no visitaba este lugar y tenía ganas de volver, así que a finales de verano decidimos regresar a este paisaje con bosques de pinos, hayas y helechos. Sin duda encontramos un lugar precioso, que en otoño tiene que ser mágico.


Visitamos la cueva de las brujas que está en un entorno muy bonito, con bastante vegetación y un río que forma pequeñas cascadas. 


Con la entrada te hacen entrega de un plano para orientarte y comenzar el paseo que es muy agradable y fácil de hacer con niños.


Os aconsejo dar una vuelta por el pueblo de Zugarramurdi, las casas están rodeadas por un entorno muy bonito de montañas y bosques y se puede visitar el museo de las brujas, pero nosotros preferimos ir a visitar la cueva de Urdax.


En la cueva realizamos una visita guiada que duró aproximadamente una hora, no se hace pesado y el interior es interesante con formaciones de estalactitas y estalagmitas bastante llamativas.




SELVA DE IRATI


Otro de los lugares que yo considero una auténtica postal de otoño es la Selva de Irati. Este bosque navarro es considerado como el segundo más importante de Europa en hayas y abetos. Es sorprendente la gran variedad de colores que puede ofrecernos la naturaleza.

Foto vía Flickr
Es un lugar espectacular lleno de vegetación, un bosque muy bien conservado con dos accesos y un lago. Podemos realizar diferentes rutas, es cuestión de elegir una y comenzar la aventura.

Foto vía: Flickr


SEÑORÍO DE BÉRTIZ


Este lugar es sin duda para mí especial, de niña tuve la oportunidad de acudir a varios campamentos en este parque natural y disfrutar al máximo de éste lugar.

Foto vía: Pinterest
Recuerdo cómo nos contaban historias de hadas y gnomos para motivarnos y realizar búsquedas en el bosque, aprender a escuchar aquellos sonidos de la naturaleza, adquirir respeto ante aquella exuberante vegetación, la sensación de miedo al realizar paseos de noche con las linternas…fueron experiencias increíbles que no olvido.

Foto vía Flickr
El mayor tesoro de este parque natural es su jardín botánico, con más de 120 especies de árboles y arbustos diferentes, traídas de remotos lugares, pero hay más. Dentro del Parque también se puede hacer una ruta por un camino ancho y cómodo que atraviesa bosques, ríos, praderas... Es muy bonito y podemos hacerlo con los niños sin ningún problema.

Foto vía: Pinterest
La naturaleza ofrece a los niños gran cantidad de estímulos que le ayudan a mejorar su capacidad de atención y su autonomía además de adquirir valores y desarrollar diferentes habilidades y destrezas.

Puede ser una experiencia muy enriquecedora para ellos donde desarrollar su capacidad de exploración, de creatividad, de observación y de paz interior al encontrarse en un espacio abierto en el cual se sienten más libres.


Salir de excursión, es sin duda toda una experiencia sensorial, donde pueden oler, tocar, ver, oír, probar…sin duda una manera de aprender más divertida en contacto con la naturaleza.

No hay comentarios: